Soy gay, pero sin embargo me casé con una mujer

Hace décadas, los homosexuales se enfrentaban a acciones penales en algunos paises y a la discriminación en otros. Es por ello que muchos decidieron casarse con una mujer y de esta forma ocultar su sexualidad. Pero aun hoy en día que parece que ha aumentado la tolerancia social se ven casos de hombres homosexuales casados con mujeres.

Gays casados con mujeres

¿Es el camino más fácil llevar una doble vida?

Por supuesto que no, ello conlleva una vida de mentiras y no estar a gusto contigo mismo ni aceptarte.

Por ejemplo, Manuel de 52 años ha estado casado con su esposa durante más de 30 y es gay. Él cree que su mujer siempre ha sospechado de su sexualidad, pero dejaron de ser sospechas cuando tuvo una aventura con otro hombre.

Su mujer le preguntó si quería irse, pero él confesó que la consideraba su mejor amiga, por lo que decidieron seguir juntos aunque simplemente como amigos. De hecho, muchos familiares y amigos de la pareja no tienen ni idea de que es gay, y prefiere que sigan sin saberlo.

Desde el inicio de su matrimonio y convivencia en pareja estuvo marcado por la infelicidad, dudas sobre si habian hecho lo correcto y cosas por el estilo. Él siempre había tenido inseguridades sobre su tendencia sexual, y eso le preocupaba cada vez más a medida que se hacía mayor.

Parecía ser un hombre felizmente casado, pero las apariencias engañan. Era consumidor habitual de porno gay, se emborrachaba con su amigo que tambien era homosexual y luego por supuesto terminaban haciendoselo juntos.

Hombres gays casados

Manuel (que no es su verdadero nombre) forma parte de un grupo de apoyo llamado “hombres gays casados”, cuyos miembros suelen ser hombres mayores que se casaron sobre los años 70 y 80.

Por aquel entonces era comprensible que muchos gays tomaran ese camino, ¿pero por qué hoy en día que hay más tolerancia sigue ocurriendo?. Muchos dicen que tomaron ese camino para así intentar “resolverse a si mismos”. Pero por supuesto se equivocaron.

No existimos

En este grupo de apoyo aseguran que los hombres gays casados suelen sufrir de depresión grave, están muy desesperados y luchan por llevar adelante la situación sin ayuda. Piensan que no existen en el mundo gay solo porque están casados con una mujer. Y que tampoco existen en el mundo heterosexual por ser gays, así que denuncian ser invisibles para todos…

Ellos no juzgan a nadie, y una de las cosas que dicen a todos sus miembros es que no tienen necesidad de luchar solos, que hay más gente como ellos y que son todos un apoyo mutuo.

El caso de Manuel lo dice todo, según asegura es muchísimo más feliz, se quitó un lastre de encima y por fin pudo ser honesto con su esposa y con él mismo.